El conflicto Israel-Hamas puede causar otra crisis petrolera

Un agravamiento de la situación en Medio Oriente por la escalada del conflicto entre Israel y Hamas puede producir una crisis petrolera, ya que la región aporta un tercio de las exportaciones mundiales, dijo el director de la Agencia Internacional de Energía, (AIE), Fatih Birol.

“No sabemos cómo evolucionará la situación política. Pero las tensiones son muy altas, y alrededor de un tercio de las exportaciones de petróleo proceden de esta región. No sólo están allí los productores, sino también rutas comerciales esenciales”, señaló.

Combatientes del grupo islamista palestino lanzaron un ataque contra Israel el 7 de octubre y mataron a 1.400 personas y tomaron más de 220 rehenes. En respuesta, ataques aéreos de Israel mataron a más de 5.700 palestinos en Gaza.

El enfrentamiento genera temores de que haya una escalada en Medio Oriente, donde milicias antiisraelíes vinculadas con Irán operan en países como Líbano, Siria, Irak y Yemen.

“Una crisis geopolítica mayor ahí podría generar una nueva crisis del petróleo, 50 años después”, indicó en alusión al ‘shock’ de 1973, una crisis económica mundial por una reducción del crudo disponible debido a una guerra entre Israel y países árabes.

Birol habló al margen de la presentación del informe anual de la agencia sobre las perspectivas energéticas mundiales hasta 2030, informó la agencia de noticias AFP.

“Esperamos de verdad que no lleguemos a ese punto, que se encuentren soluciones pacíficas entra las partes”, dijo, y agregó que una “volatilidad del mercado” es una “mala noticia para todos, en especial para los países en desarrollo”.

La crisis de 1973 se produjo como consecuencia de la Guerra del Yom Kippur, que Israel peleó con Sira y Egipto.

Arabia Saudita y los países productores de petróleo recortaron su producción e impusieron un embargo a las naciones que estaban respaldando a Israel en el conflicto, entre ellas Estados Unidos.

Con menos petróleo en el mercado, su aumento de precio fue rápido y drástico, lo que disparó los costos de la producción.

La AIE es una organización internacional, creada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tras la crisis del petróleo de 1973.

La AIE busca coordinar las políticas energéticas de sus Estados miembros, con la finalidad de asegurar energía confiable, adquirible y limpia a sus respectivos habitantes.

Las empresas aceleran sus inversiones en Permian

Las compañías hidrocarburíferas en Permian planearon aumentar su producción incluso cuando se esperaba que la región cayera ligeramente en la producción de petróleo este mes.

En un informe del 28 de julio sobre las operaciones del segundo trimestre, Chevron les dijo a los accionistas que vio una producción récord en la región durante ese período, un aumento del 11% con respecto al mismo período hace un año. Eso significó que la empresa produjera 772.000 barriles de petróleo equivalente por día (boe/d) en el segundo trimestre de 2023.

La compañía dijo que las operaciones recientes y el crecimiento en Permian, en el sureste de Nuevo México y el oeste de Texas, llevaron a planificar nuevas inversiones en el área.

El director ejecutivo Mike Wirth promocionó la adquisición recientemente anunciada por parte de Chevron de PDC Energy, con sede en Denver, en un acuerdo de 7.600 millones de dólares anunciado en mayo que incluía 25.000 acres productores en Permian.

Se esperaba que eso cerrara a fines de año, y se esperaba que aumentara aún más la presencia de la compañía global en la región.

“La sólida ejecución dio como resultado una producción récord en la cuenca del Pérmico este trimestre”, dijo Wirth en el informe trimestral. “Nuestro rendimiento constante y el uso disciplinado del capital generan un valor superior para nuestros accionistas”, agregó.

Mientras tanto, Matador Resources dijo que estaba aumentando sus operaciones en la subcuenca occidental de Delaware de Permian, que se extiende a ambos lados de la línea estatal de Nuevo México-Texas.

En un informe trimestral del 25 de julio, Matador dijo que vio una producción de petróleo y gas “récord” en el segundo trimestre después de adquirir Advance Energy Partners en abril, activos que, según Matador, estaban funcionando mejor de lo esperado y llevarían a la compañía a aumentar las expectativas para 2023 y 2024.

Ese acuerdo fue valorado en alrededor de 1.6 mil millones de dólares e incluyó 18,500 acres y 406 ubicaciones de perforación horizontal, 206 operadas y 200 no operadas.

En el segundo trimestre de 2023, Matador dijo que promedió alrededor de 130 000 boe/d, la mayor cantidad en su historia, liderada por los activos de Advanced y otros pozos en el condado de Lea.

El CEO de Matador, Joseph Foran, dijo que la compañía estaba en camino de aumentar su producción a 140.000 boe/d para el cuarto trimestre del año, lo que marcaría un aumento del 40 por ciento en 2023.

 

 

“Cerramos la adquisición de Advance en abril de 2023 e inmediatamente comenzamos a implementar estrategias de ahorro de costos tanto en nuestras operaciones de perforación como de finalización, además de optimizar las operaciones diarias que conducen a reducciones anticipadas en los gastos operativos de arrendamiento”, dijo.

“Los activos de Advance continúan funcionando mejor de lo que esperábamos, lo que nos ha permitido aumentar nuestra guía de producción para 2023 y nos prepara para un 2024 aún mejor”, agregó.

Si bien se esperaba que la producción de petróleo descendiera en 11 000 barriles de petróleo por día (bopd) en Permian, según un informe de la Administración de Información Energética (EIA), la región seguía produciendo más petróleo que todas las demás regiones importantes de shale combinados en alrededor de 5,8 millones de bopd el próximo mes.

Se esperaba que Permian liderara las regiones de esquisto de Estados Unidos en el crecimiento de la producción de gas natural, ya que la EIA esperaba que el Pérmico creciera en 36 millones de pies cúbicos por día (tcf) de gas natural a aproximadamente 23,4 mil millones de tcf en la actualidad.

Según un informe de Baker Hughes, Nuevo México y Texas, que comparten el Permian mantuvieron sus lugares como el segundo y primer lugar, respectivamente, con mayor cantidad de equipos. Hasta el viernes, Nuevo México dejó caer dos plataformas para su total de 111, mientras que Texas se mantuvo estable en 322 plataformas.

La firma global de análisis de energía Enverus dijo que Permian estaba liderando los EE. UU. en lo que respecta a fusiones y adquisiciones (M&A) entre compañías de petróleo y gas que buscan continuar una tendencia de consolidación de activos conocidos que comenzó en medio de la pandemia de COVID-19 y la caída histórica del valor. de petróleo y gas doméstico.

En el segundo trimestre, Enverus informó que las fusiones y adquisiciones upstream aumentaron a 24 mil millones de dólares en 20 acuerdos liderados por Permian.

“El segundo trimestre vio un regreso atronador a las fusiones y adquisiciones de Permian después de un comienzo de año relativamente tranquilo”, dijo el director de Enverus, Andrew Dittmar. “Se ha estado gestando la necesidad de que los compradores públicos aseguren un inventario de perforación de calidad, y la presión para hacer un trato ha ido en aumento a medida que las oportunidades restantes se reducen con cada transacción sucesiva. Eso, a su vez, está impulsando valoraciones más altas en los activos restantes”.

AIE proyecta que Argentina llegará al millón de barriles en 2028

La Agencia Internacional de Energía (AIE) prevé que la demanda global de petróleo se ralentizará progresivamente en los próximos años y llegará a su pico en 2028, según indicó en su reporte anual de mediano plazo dedicado a la temática, en el cual señala que Argentina llegará al millón de barriles de producción para ese año.

De acuerdo con el informe del organismo, la demanda global de petróleo crecerá 6% entre 2022 y 2028, llegando a un pico máximo en el último año del periodo de 105,7 millones de barriles por día, 5,9 millones más que los niveles de 2022.

Gran parte del crecimiento de la demanda vendrá del sector petroquímico y de la aviación; de hecho, desde este mismo año se espera que la demanda para la nafta de autos comience a decrecer, descenso que abarcará a todos los combustibles utilizados para los transportes viales en 2025, y para todo el transporte en general desde 2026.

Estas tendencias son el resultado de un giro hacia fuentes de menores emisiones, motivado por la crisis energética, al igual que el énfasis de las políticas en la eficiencia energética y el rápido crecimiento de ventas de los vehículos eléctricos”, señala el informe, que destaca que están planificadas inversiones por “más de US$ 2 billones” en energías limpias para el año 2030.

La demanda de las economías emergentes, en un inicio, compensará la contracción que se registrará en los países avanzados: la AIE prevé que para 2024 ya empiece a caer entre los miembros de la OCDE.

“El sector petroquímico será el mayor impulsor del crecimiento de la demanda, con el gas licuado de petróleo (GLP), el etano y la nafta, representando más del 50% del crecimiento entre 2022 y 2028”, subraya el documento.

Otro de los impulsores será la industria de la aviación; no obstante, a comienzos de este año, el consumo del sector seguía 1 millón de barriles diarios por detrás de los niveles de 2019, y, dadas las “mejoras en la eficiencia y cambios en los comportamientos”, únicamente los superará para 2027.

“El cambio hacia una economía basada en energías limpias se está acelerando, con vistas a llegar a un pico en la demanda global de petróleo para antes de finalizar esta década, a medida que los vehículos eléctricos, la eficiencia energética y otras tecnologías avanzan”, afirmó en un comunicado, Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.

Para Birol, los países productores de petróleo “necesitan prestarle atención a la velocidad del cambio y calibrar sus decisiones de inversión para asegurar una transición ordenada”.

En lo que refiere a los números de inversión en petróleo y gas, la AIE destacó que estos llegarán a ser este año los más altos desde 2015, proyectando un crecimiento anual de 11% y totalizando US$ 528.000 millones, lo cual si se consolida, será “adecuado para atender el crecimiento de la demanda hasta 2028”, pero que “excede la cantidad que será necesaria en un mundo que se dirige hacia las cero emisiones”

En el caso de la Argentina, su producción se incrementará gradualmente año a año, proyectándose para este año 0,78 millones de barriles, 0,81 para 2024, 0,84 en 2025, 0,88 en 2026, 0,93 en 2027, para finalmente alcanzar un récord de 1,01 millones de barriles en 2028, cifra que la situará por delante de Venezuela (0,84 millones), y sólo por detrás de México (1,22) y Brasil (4,09) en la región.

Justamente, Vaca Muerta, el bloque Stabroek en Guyana, y la producción offshore en Brasil, va a compensar la reducción de la producción del resto de la región y permitirá que la producción en los países no aliados a la OPEP en Latinoamérica crezca en 1,9 millones de barriles diarios hasta 2028 y llegue a los 7,5 millones.

La AIE destacó que la producción de Vaca Muerta creció 128% en 2021, 15% en 2022 y se encamina a un 20% este año.

“Las exportaciones continuarán creciendo este año luego de que se complete la renovación del gasoducto Trasandino, lo cual permitirá una salida al Pacifico del petróleo argentino; y un aumento de capacidad en la línea a Puerto Rosales en la Costa Atlántica”, señala el informe.