GNL: Río Negro pone en valor la profundidad del Golfo San Matías

Río Negro fue la primera provincia en adherir al Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI). Esto le permitió aventajar a Buenos Aires con respecto a la instalación de la planta de gas natural licuado (GNL) de YPF y Petronas.

En declaraciones radiales, el gobernador Alberto Weretilneck aseguró que la provincia tiene la posibilidad histórica de mostrar el potencial. Entre las grandes oportunidades de inversión en la región hay proyectos de minería, energía, turismo, seguridad alimentaria y sector agroindustrial.

Esta transformación no solo beneficiará a la generación actual, sino que también dejará un legado duradero para las futuras generaciones.

“Creo que el RIGI viene a saldar una deuda que ha tenido la Argentina con la inversión internacional y yo creo que podemos estar en el inicio de una nueva etapa”, afirmó el mandatario al recordar que Río Negro es la primera provincia en lograr la adhesión al Régimen para mostrar el verdadero potencial patagónico.

“Nos parecía que era muy importante en la previsibilidad jurídica que YPF y Petronas, para que tengan la certeza de una ley de adhesión y por eso fue ese plazo, pero además estamos en conversaciones con Pan American Energy con lo cual, que esa esa posible ubicación del barco de también tiene relación al RIGI”, agregó.

 

Las ventajas de Río Negro con el GNL

Luego de responder favorablemente a los requerimientos de YPF sobre los aspectos relacionados con la posible instalación de una planta de Gas Natural Licuado (GNL), destacó las ventajas que posee la región sobre la provincia de Buenos Aires.

“El Golfo San Matías tiene una ventaja no menor respecto al de Bahía Blanca, debido a su profundidad de más de cuarenta metros lo cual permite el atraque de todo tipo de barcos y, en el caso de los de petróleo, por cada tres buques que deberían ingresar a Bahía Blanca nuestro golfo permite cargar en un solo buque lo cual lo hace muy competitivo”, subrayó.

En este sentido, Weretilneck detalló que “hay un proyecto de inversión en Calcatreu, que es una mina de oro y plata que está en el sur de Río Negro, que también necesita la adhesión al RIGI”.

Asimismo, especificó que la provincia “hoy tiene treinta y ocho proyectos mineros y consideramos por eso que el RIGI para la minería también es algo importante y trascendente”.

“Además, nosotros estaríamos en condiciones de poder vender al mundo el gas que se produce en Vaca Muerta, es decir que estos proyectos no cambian solo a la Patagonia, sino también que resuelven un gran problema de la economía argentina que es la disponibilidad de divisas de nuestros bienes ya sea manufacturados o no manufacturados al mundo”, afirmó.

Buenos Aires no adherirá al RIGI y Río Negro saca ventaja en el GNL

La novela de la disputa por el proyecto de GNL de YPF y Petronas sumó un nuevo capítulo. La provincia de Buenos Aires adelantó que no adherirá Régimen de Incentivo de Grandes Inversiones, mientras que Río Negro se convirtió en la primera jurisdicción en sumarse a RIGI.

La decisión del gobierno de Axel Kicillof fue confirmada por el ministro de Trabajo de la Provincia, Walter Correa, en diálogo con Radio 10.

En tanto, la Legislatura de Río Negro sancionó el viernes el proyecto del gobernador Alberto Weretilneck y su provincia fue la primera del país en adherirse al régimen sancionado por el Congreso, donde la senadora Mónica Silva aportó un voto clave en la cámara alta.

Buenos Aires rechaza, Río Negro festeja

Tras la aprobación, el mandatario rionegrino posteó en su cuenta de x: “comienza a escribirse un nuevo capítulo en la historia de Río Negro”.

“Trabajo genuino, desarrollo, ingresos brutos, inversiones y un mejor futuro para los rionegrinos. Eso es el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) al cual adherimos en Río Negro a través de un proyecto de ley que hace minutos fue aprobado en la Legislatura de Río Negro”, afirmó.

“Quiero agradecer a los legisladores que apoyaron este proyecto porque entendieron lo que significa para nuestra provincia, para Sierra Grande y San Antonio Oeste, la oportunidad histórica que tenemos de salir adelante después de tantos años de frustraciones y estancamiento”, destacó.

“Hoy comienza un nuevo capítulo en la historia de Río Negro, estamos convencidos de que podemos transformar a nuestra provincia y a nuestro país”, subrayó.

La decisión final

Más allá de la posición de Buenos Aires y Río Negro frente al RIGI, YPF será quien tenga la última palabra para determinar donde se instalará la planta de GNL.

Por su parte, el presidente de la empresa de mayoría estatal, Horacio Marín, aseguró que Argentina se convertirá, pronto, en un país exportador de energía y prevé generar ingresos por 30.000 millones de dólares para 2031, “La ventana para acelerar el desarrollo de Vaca Muerta es ahora”, aseveró.

Por ahora los planes son contundentes y es que fuentes de YPF indicaron al medio Energy Report que la petrolera quiere traer al país dos barcos de licuefacción más, lo que duplicaría la producción nacional de gas natural en 120 millones de metros cúbicos diarios adicionales a los que ya se producen.

“Tenemos el proyecto, tenemos la ley (por el RIGI), ahora viene la parte difícil: nos tenemos que conseguir los compradores y una vez que los tengamos, vamos al financiamiento. Creo que la voy a pasar viajando los próximos dos meses”, consideró.

Asimismo, reveló que ha mantenido conversaciones por videoconferencia con “un gobernante de un país europeo” y que dentro de un mes visitará ese país para concluir la venta. Entre las hipótesis, resuenan Alemania y Francia.

Con información de Noticias Argentinas.

El dilema de dónde instalar la planta de GNL

Una polémica de gran porte se desató entre YPF y el gobierno bonaerense de Axel Kicillof, luego de que la petrolera le pidió adherir al régimen de grandes inversiones, como condición para instalar en Bahía Blanca la planta de gas natural licuado (GNL) que permita exportar el gas de Vaca Muerta, con una inversión de US$ 50.000 millones que generaría miles de empleos.

El presidente de YPF, Horacio Marín, acaba de advertir a la provincia de Buenos Aires que sin apoyo institucional al Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI), Kicillof pierde la posibilidad de emplazamiento de la planta de GNL en Bahía Blanca.

Esto se interpretó como un condicionamiento de la administración de Javier Milei, en la antesala del tratamiento parlamentario del paquete de leyes -que incluyen el RIGI – en la Cámara de Diputados.

La batalla por la planta

En la Provincia lo toman como una “extorsión” política. Nada prevé que la representación legislativa del kirhnerismo modifique el criterio de oposición cerrada a la propuesta. Río Negro, la otra opción, aportaría apoyo a cambio de la instalación de la planta.

El municipio de Bahía Blanca y el de Punta Colorada de Río Negro se disputan el proyecto.

Marín reveló que desde YPF enviaron una carta oficial a los gobernadores Kicillof y Alberto Weretilneck con tres puntos de incentivos económicos y cuatro de ayudas en permisos.

Allí les piden adherir al RIGI, el esquema de flexibilización impositiva, aduanera y cambiaria para que a las compañías que inviertan más de US$ 200 millones en el país se les garantice “estabilidad fiscal durante 30 años”.

La posición de Buenos Aires

En la Legislatura bonaerense, todos los bloques de ambas cámaras, a excepción de La Libertad Avanza, firmaron el respaldo a Bahía Blanca.

En simultáneo, Kicillof firmó un decreto para declarar de interés provincial la propuesta presentada por las empresas petroleras. Esto incluye la instalación de la planta de licuefacción de gas, la infraestructura necesaria para su concreción y los estudios técnicos vinculados a la explotación del gas natural licuado en Argentina.

“Obviamente tienen que adherir al RIGI. Si no adhieren al RIGI se terminó la discusión. Si no adhiere la Provincia no hay que discutir nada, ¿quién va a poner la plata si no?”, aclaró el funcionario.

“¿Quién es el presidente de YPF Horacio Marín, para apretar públicamente a la Provincia de Buenos Aires?, cuestionó el ex diputado nacional Alejandro “Topo” Rodríguez.

Dijo que “el presidente de YPF no tiene ninguna competencia, ni legitimidad para definir de antemano a dónde irán las inversiones, pero es evidente que está ejerciendo una bruta e ilegal presión para que la provincia de Buenos Aires se subordine a las políticas del Presidente Milei”