La CEPH reclama los pagos del Plan Gas

Una bola de nieve se comenzó a formar en el sector energético y amenaza con llevarse todo puesto. La Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) le exigió a Nación que regularice el pago de los incentivos del Plan Gas.Ar.

Las empresas reclaman que se lleve a cabo un plan para liquidar las deudas que se arrastran desde la administración de Alberto Fernández. La paciencia comienza a agotarse y las respuestas no aparecen.

Tal como informó +e, el Gobierno nacional mantiene deudas con todas las compañías que están dentro del programa de incentivos y las operadoras piden explicaciones o fechas de pago. Esto llevo a que la CEPH le envié una carta al secretario de Energía de la Nación, Eduardo Rodríguez Chirillo, para reclamar acciones sobre este problema. El documento tiene fecha de 16 de febrero de este año.

La demanda no es nueva. En el documento al que tuvo acceso este medio se destaca que se enviaron cartas a la cartera energética el 4 de octubre de 2022, 5 de diciembre de 2022, 6 de enero de 2023, 10 de febrero de 2023 y 16 de marzo de 2023. También se enviaron cartas al entonces ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, el 26 de septiembre y 21 de noviembre de 2023.

Además, la Cámara subraya que el retraso de los pagos afecta “severa y negativamente” en el flujo de fondos previsto para las inversiones comprometidas.

A este panorama se le sumar los retrasos en los pagos del gas natural a Cammesa y a Enarsa y el impacto de la devaluación que sufrió la economía. Todo ello afecta a la recaudación de las operadoras.

Desde la CEPH solicitaron a Chirillo que se tomen las medidas necesarias para regularizar las deudas con las empresas y/o que ejecute la clausula de un certificado de créditos fiscales para que puedan pagar sus contribuciones.

La CEPH reclama acciones para no parar la actividad

La Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) envió una nota al presidente Alberto Fernández; al ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa; y a la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, pidiéndole que se reglamente rápidamente el artículo 2 del Decreto 377 para eximir del Impuesto PAIS (Para una Argentina Inclusiva y Solidaria) la importación de “otros bienes vinculados a la generación de energía, en los términos que establezca la Secretaria de Energía del Ministerio de Economía”.

“Consideramos que esa exención se encuentra comprometida con el esfuerzo que debe realizar el sector público en evitar la toma de medidas que aumenten costos de la actividad de generación de energía y/o que quiebren la ecuación económica de una importante cantidad de proyectos en curso: solo de esa manera se pueden crear las condiciones para un incremento sostenido de la actividad, que mejore nuestra balanza de pagos, y beneficie a todos los habitantes del país”, subraya el documento que la firma de director ejecutivo de la CEPH, Manuel García Mansilla.

En este marco, las compañías solicitaron que reglamente esta exención para que todas las empresas del sector cuenten con un respaldo normativo y exigieron que se establezca en la reglamentación que la exención objetiva otorgada a la importación de los “bienes vinculados a la generación de energía” se realice en función de “actividad” y no en “función de mercadería según Nomenclador Común de Mercosur”, para evitar que algunos bienes vinculados a la generación de energía pudieran —por error u olvido- quedar excluidos de la exención. Es decir, a toda la cadena de suministro de la actividad de generación de energía hidrocarburífera.

 

Nota Presidente A. Fernández Ref. Decreto PEN 377.2023

 

Asimismo, pidieron que se aclare en la reglamentación y/o en un decreto complementario, que la exención otorgada a los bienes vinculados a la generación de energía incluye a los servicios y fletes vinculados a la citada actividad.

En caso de que no se hiciera caso al pedido, las empresas nucleadas en la CEPH manifestaron que el Impuesto PAIS no solo podría producir un incremento significativo de los costos de la actividad y un eventual impacto en las tarifas de los servicios públicos, pero también podría poner a riesgo la provisión de ciertos insumos necesarios para mantener la generación de energía en todas sus variables (incluyendo el consumo residencial e industrial de energía de gas y petróleo), con el consiguiente impacto en la actividad económica toda y en la balanza comercial del país.

“Si las nuevas medidas impuestas afectaran directa o indirectamente los costos de exploración y producción de hidrocarburos, se pondría en riesgo el tan mentado ‘Interés Público Nacional’ del autoabastecimiento de hidrocarburos, a través de la expansión de la producción y matriz energética”, advirtieron.

“Para el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos, en el corto, mediano y largo plazo, el que permitirá la sustitución de importaciones y una reducción del costo del abastecimiento, resulta imprescindible disponer de las medidas que posibiliten la adquisición de los bienes y servicios esenciales para el ejercicio de nuestra actividad y el desarrollo de los proyectos de expansión productiva”, consideraron.