Qué papel juega el ácido clorhídrico en el litio

La empresa petroquímica Unipar anunció que a partir del último trimestre de 2023 comercializará ácido clorhídrico (HCl) para satisfacer la demanda local, y que ya ha duplicado su producción de soda cáustica sólida, ambos insumos destinados a la industrialización de litio en el noroeste argentino.

La compañía -uno los mayores productores de cloro, soda cáustica y único productor de PVC del país- invirtió 80 millones de dólares en mejorar la seguridad, confiabilidad y competitividad de su planta en el país, lo que le permitió ampliar durante los últimos meses su capacidad de producción de cloro.

Estas mejoras permiten disponer de insumos para producir hasta 35.000 toneladas por año de ácido clorhídrico, un producto fundamental para, por ejemplo, el desarrollo de la industria del litio, que lo utiliza principalmente en el proceso de extracción y refinamiento del mineral.

En Argentina existe -y se estima que se incrementará- una alta demanda de HCl debido a los proyectos en curso en torno a esta industria; pero la oferta es baja en cuanto a proveedores nacionales.

“Los avances tecnológicos de nuestra planta nos permiten robustecer nuestra oferta de dos insumos claves como son el ácido clorhídrico y la soda cáustica en perlas. Hemos incrementado nuestra capacidad de producción de soda perlas de 18 a 31 mil toneladas anuales y a partir del último trimestre del año, de ofrecer al mercado HCI”, afirma Guillermo Petracci, director industrial de Unipar en Argentina.

Además, aseguró que se están “estudiando opciones logísticas para atender la demanda en las diferentes regiones de la Argentina con el menor costo posible, siempre apostando al desarrollo de la industria nacional”.

Nación evaluará cada uno de los pedidos de SIRAs

Los problemas de las importaciones de Vaca Muerta parecen encontrar una solución. En la mesa que participaron funcionarios nacionales, gremios y empresas de servicios se garantizó la llegada de equipos e insumos críticos que estaba solicitando la industria hidrocarburífera. Además, el Gobierno nacional se comprometió a evaluar cada uno de los casos que requieran la rápida aprobación de SIRAs en caso de que esté en riesgo la actividad.

En la reunión participó la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón; el titular de Aduana, Guillermo Michel, y el subsecretario de Comercio Exterior, Germán Cervantes. Asimismo, asistieron el secretario general del Sindicato de Petroleros Privados de Neuquén, Marcelo Rucci; el titular de la confederación que reúne a los sindicatos de sector (Catheda), Guillermo Pereyra, y representantes de Schlumberger, Nabors y Halliburton.

En este sentido, las autoridades nacionales dieron garantías de que se aprobaron la llegada de insumos al país y que aquellas importaciones que estaban paradas en la Aduana ya tienen vía libre para ir hacia Vaca Muerta.

Esto permitió descomprimir la alerta de despidos que había lanzado el gremio de petroleros privados debido a que las empresas habían comunicado que la falta de repuestos y equipos ponía en peligro la actividad en los yacimientos.

“Las empresas hoy tienen resistencia a financiar las importaciones, pero lo cierto es que hay récord de actividad y fractura en Vaca Muerta”, subrayaron desde Nación a eolomedia y adelantaron que se dispuso un canal de comunicación abierto en caso de que haya una situación de baja actividad para citar a las empresas y evaluar caso por caso los requerimientos de SIRAs.

Asimismo, Rucci ponderó que existe consenso en torno a que la producción hidrocarburífera es una política de Estado que no debe frenarse en un momento económico tan complejo y “que esto implica que se van a tomar todas las medidas necesarias y que habrá garantías para que la producción no se detenga”.

El titular de petroleros privados destacó la voluntad de todos los participantes de llegar a un acuerdo “que permita garantizar la paz social en la cuenca neuquina, lo que nos permite llevar tranquilidad a los trabajadores”.

La CEPH reclama acciones para no parar la actividad

La Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) envió una nota al presidente Alberto Fernández; al ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa; y a la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, pidiéndole que se reglamente rápidamente el artículo 2 del Decreto 377 para eximir del Impuesto PAIS (Para una Argentina Inclusiva y Solidaria) la importación de “otros bienes vinculados a la generación de energía, en los términos que establezca la Secretaria de Energía del Ministerio de Economía”.

“Consideramos que esa exención se encuentra comprometida con el esfuerzo que debe realizar el sector público en evitar la toma de medidas que aumenten costos de la actividad de generación de energía y/o que quiebren la ecuación económica de una importante cantidad de proyectos en curso: solo de esa manera se pueden crear las condiciones para un incremento sostenido de la actividad, que mejore nuestra balanza de pagos, y beneficie a todos los habitantes del país”, subraya el documento que la firma de director ejecutivo de la CEPH, Manuel García Mansilla.

En este marco, las compañías solicitaron que reglamente esta exención para que todas las empresas del sector cuenten con un respaldo normativo y exigieron que se establezca en la reglamentación que la exención objetiva otorgada a la importación de los “bienes vinculados a la generación de energía” se realice en función de “actividad” y no en “función de mercadería según Nomenclador Común de Mercosur”, para evitar que algunos bienes vinculados a la generación de energía pudieran —por error u olvido- quedar excluidos de la exención. Es decir, a toda la cadena de suministro de la actividad de generación de energía hidrocarburífera.

 

Nota Presidente A. Fernández Ref. Decreto PEN 377.2023

 

Asimismo, pidieron que se aclare en la reglamentación y/o en un decreto complementario, que la exención otorgada a los bienes vinculados a la generación de energía incluye a los servicios y fletes vinculados a la citada actividad.

En caso de que no se hiciera caso al pedido, las empresas nucleadas en la CEPH manifestaron que el Impuesto PAIS no solo podría producir un incremento significativo de los costos de la actividad y un eventual impacto en las tarifas de los servicios públicos, pero también podría poner a riesgo la provisión de ciertos insumos necesarios para mantener la generación de energía en todas sus variables (incluyendo el consumo residencial e industrial de energía de gas y petróleo), con el consiguiente impacto en la actividad económica toda y en la balanza comercial del país.

“Si las nuevas medidas impuestas afectaran directa o indirectamente los costos de exploración y producción de hidrocarburos, se pondría en riesgo el tan mentado ‘Interés Público Nacional’ del autoabastecimiento de hidrocarburos, a través de la expansión de la producción y matriz energética”, advirtieron.

“Para el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos, en el corto, mediano y largo plazo, el que permitirá la sustitución de importaciones y una reducción del costo del abastecimiento, resulta imprescindible disponer de las medidas que posibiliten la adquisición de los bienes y servicios esenciales para el ejercicio de nuestra actividad y el desarrollo de los proyectos de expansión productiva”, consideraron.

Días claves para destrabar los insumos para Vaca Muerta

La falta de insumos críticos para Vaca Muerta generó un cimbronazo en la industria hidrocarburífera. La situación llevó a que los actores advirtieran que se podría paralizar la actividad y desencadenar una serie de complicaciones en la cadena de valor.

Las autoridades de la Nación convocaron a los dirigentes gremiales para analizar la situación y comenzar a encontrar una solución.

En este sentido, el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Marcelo Rucci, fue recibido este martes por autoridades del Gobierno nacional para analizar la situación de las importaciones de equipos e insumos con el fin de mantener el crecimiento y el empleo en la actividad hidrocarburífera.

La reunión tuvo lugar en la sede de la Aduana, en Azopardo 350, y también contó con la participación del secretario general de Catheda (Confederación Argentina de Trabajadores y Empleados de los Hidrocarburos, Energía, Combustibles, Derivados y Afines), Guillermo Pereyra; Guillermo Michel, titular de Aduana, Flavia Royón, secretaria de Energía, y el subsecretario de Comercio Exterior, Germán Cervantes.

 

 

El gremio de petroleros privados expresó su preocupación por el impacto que tiene en el empleo y la reducción de las horas de trabajo debido a la escasez de equipos.

Tras agradecer la convocatoria de parte de los funcionarios nacionales, Rucci expresó: “Queremos encontrar soluciones a este problema que nos afecta directamente, ya que pone a los trabajadores en riesgo de despidos o los deja con menor carga horaria, algo que no podemos permitir”.

“Las obras de infraestructura que se están construyendo o ya están en funcionamiento, como el Gasoducto Néstor Kirchner o el Oleoducto a Chile (Otasa), requieren un aumento significativo en la cantidad de equipos, y esto no está sucediendo”, destacó el dirigente gremial.

Los funcionarios nacionales se comprometieron con Rucci y Pereyra a convocar a las empresas que manifestaron tener problemas con la importación de insumos y equipamiento. De ese encuentro, que se hará la próxima semana, también participarán las organizaciones sindicales, para volver a analizar la situación y buscar una solución definitiva.

“Solo se aprobaron las 7% de las SIRAs”

La actividad de Vaca Muerta podría entrar en un freno total porque la Aduana no permite ni agiliza el ingreso de insumos vitales para la producción de gas y petróleo. Así lo denunció el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa al referirse al estado de aprobación de las SIRAs (Sistema de Importaciones de la República Argentina) en el país.

“Cuesta entender que se tomen medidas que atacan al enclave productivo estratégico en momentos que se necesita más desarrollo y más producción para generar divisas para el país”, subrayaron desde el gremio que conduce Marcelo Rucci.

“Nuestra información revela que en las últimas 3 semanas solo se liberó el 7% de las SIRAs, que son los permisos que permiten el ingreso de equipos, repuestos, componentes e insumos. Estos permisos no se aprueban y dejan a todas las importaciones en depósitos aduaneros”, afirmaron.

“Hay empresas de servicios que están desarmando equipos para usarlos como repuesto de otros y hay operadoras que solo tienen herramientas para funcionar un mes”, agregaron.

“Más de 30 equipos de perforación y 6 sets de fractura podrían ser parados por falta de insumos, los cuales están frenados en la aduana.  No podemos, de ninguna manera, volver a vivir un cuadro de situación de freno casi total de la actividad como el que sufrimos durante la cuarentena por Covid. Esto es evitable si los responsables de la Aduana hacen su trabajo como corresponde”, consideraron.

Están perjudicando a Vaca Muerta y esto se puede agravar, produciendo un daño terrible a las empresas, a las cadenas económicas de la región y a los más de 25 mil trabajadores y sus familias”, añadieron.

“Los récords de producción y de exportaciones pueden desaparecer en un abrir y cerrar de ojos porque algún funcionario de Aduana no entiende que, sin la habilitación de los SIRAs, las operaciones están en riesgo en el corto plazo. Deben tomarse medidas urgentes para poner un freno a este problema porque el corto plazo es que, en una semana, una operadora deja de bombear por falta de repuestos”, aseguraron.

Por cada mes que se frene la actividad, se perderá hasta un millón de barriles, equivalentes a 80 millones de USD de divisas no generadas por exportaciones no realizadas”, subrayaron.

“El ahorro no se genera frenando la actividad, sino todo lo contrario. Queremos trabajar y no volver a sufrir un 223 o una adenda que nos dejó a miles de trabajadores desocupados cobrando miserias en sus casas. Ya sabemos lo que es perder todo y eso no se va a repetir”, destacaron.

“Advertimos que, de persistir esta situación, vamos a parar la actividad de manera total. No se va a bombear ni un metro de producción si un trabajador es suspendido o cesanteado porque unos señores de la Aduana no permiten que ingresen herramientas de trabajo”, aseveraron.

Nación consideró que “no hay faltantes de insumos”

Matías Tombolini aseguró que las autorizaciones para importaciones que se otorgaron entre octubre del año pasado y abril último superaron en un 12% a las que se concedieron en el mismo periodo entre 2021 y 2022, por lo que remarcó que “no hay falta de insumos” para la industria.

“Las autorizaciones de importaciones desde que se implementó el sistema SIRA, entre octubre de 2022 y hasta abril de 2023, son 12% superiores al mismo período del año anterior. Lo que manifiesta el presidente de JP Morgan es mentira”, sostuvo el secretario de Comercio de la Nación en Twitter.

Así se refirió al discurso de apertura del presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (Amcham Argentina), Facundo Gómez Minujin, pronunciado en el marco de un encuentro que la entidad realiza en Puerto Madero.

Allí, Gómez Minujin, quien también preside JP Morgan en Argentina, dijo que “la falta de divisas para abastecer los requerimientos de las importaciones, el comercio administrado y el ingreso a cuentagotas de insumos para la normal producción de nuestras industrias, llevan al país al borde de una nueva crisis”.

Por su parte, Tombolini remarcó que “la supuesta falta de insumos no se verifica en el comportamiento estimado del EMAE (actividad económica) para el primer trimestre del 2023, ni del PBI 2022”, y aseguró que “Argentina, lejos de ser una economía cerrada, totalizó en 2022 un intercambio comercial de los más altos de su historia”. Así, señaló que “las importaciones 2022 también fueron de los registros más elevados de la serie”.

“La administración de comercio se priorizó hacia insumos productivos, pero no hay importaciones prohibidas. En dicho período fueron aprobadas un 83% del total de las solicitudes en el sistema SIRA”, precisó el funcionario.

Afirmó que “sí existe una restricción externa nueva, no prevista en el diseño inicial de la hoja de ruta del orden macroeconómico proyectada por el ministro de Economía, Sergio Massa, al asumir: la sequía”.

“Este factor nos obliga a ser más cuidadosos que antes, sobre todo en plazos de pago, para calzar ingresos y egresos de dólares sin caer en devaluación, que sólo genera pobreza”, indicó el secretario.

Por este motivo, destacó que “se avanzó en el uso de divisa propia así como de yuanes, que representan más del 12% de las autorizaciones de importación del año vigente”, y subrayó que “lo que sí debemos mirar con detenimiento es el rol de los bancos, que ayudaron en la formación de activos externos en el país”.